México.
Lectura

Redes sociales y elecciones: el caso de México

México es el país de habla hispana con mayor volumen de uso de internet y redes sociales. ¿Están siendo utilizadas estas herramientas de forma constructiva en el debate electoral?

Créditos: 
Nicolas Raymond
Daniel Torrealba

Sin importar quién sea elegido presidente el próximo 1 de julio, ya las elecciones de México tienen tres ganadores: Facebook, Twitter y YouTube. Se estima que los candidatos invertirán en sus campañas para los comicios presidenciales del 1 de julio de este año al menos 50 millones de dólares en redes sociales. La cifra proviene de la consultora Name Builders, especializada en política de marketing digital.

En un reportaje para el diario mexicano El Financiero, Víctor Rodríguez, socio de Name Builders, considera que “la arena de estas elecciones no serán los televisores o los periódicos, sino los teléfonos inteligentes y en sí, todas las interfaces online, donde millones de mexicanos se comunican, informan o entretienen en promedio ocho horas al día”. Además, como indica la versión mexicana de Forbes, “la tasa de penetración de redes sociales en México es de las más altas del mundo”.

María Elena Meneses, profesora investigadora del Tecnológico de Monterrey y especialista en medios, internet y cultura digital, comenta para un reportaje de Reporte Índigo que en estas elecciones “vamos a tener 14 millones de electores que votarán por primera vez por un candidato presidencial, por lo tanto, a mí me parece que se convierten en una población muy relevante”. ¿En qué se traduce esto? en que los candidatos querrán “atraer a los nuevos votantes mediante las plataformas digitales porque allí está este bono demográfico”, señala Meneses.

 

¿Se comunican bien los candidatos a través de las redes?

 

Para la profesora del Tecnológico de Monterrey, “la estrategia es absolutamente errada, me parece equívoca y de un total desconocimiento de la realidad de los jóvenes porque estos discursos chabacanos, memes y tonterías de todos los candidatos son inservibles. Los jóvenes no son tontos”.

Puede que ese no sea el único problema con las redes sociales en esta campaña, pues la manipulación informativa y la contrainformación digital avanza a pasos agigantados en este momento en México. ¿Ejemplos? Es viral el meme que muestra los supuestos automóviles lujosos de la esposa y el hijo de Andrés Manuel López Obrador, como también la supuesta encuesta realizada por The New York Times que da la ventaja en las elecciones a José Antonio Meade.

Las redes son ‘un océano’ donde es difícil distinguir entre verdades y mentiras: Guillermo Rentería, publicista político

Resulta que ambos casos, como cientos más que ruedan por las redes, son falsos. Por suerte, se creó para estas elecciones verificado.mx, una iniciativa de varios medios y periodistas que tiene como objetivo “contribuir a que las estrategias de campaña basadas en mentiras o páginas de internet que buscan hacer negocio con noticias falsas tengan menos impacto del que han tenido en otros países”.

No caben dudas de que las redes son, en palabras de Guillermo Rentería, publicista político, “‘un océano’ donde es difícil distinguir entre verdades y mentiras” y cuyo caldo de cultivo son ese “60% de personas que votan en México informadas y persuadidas por las redes sociales”, como asegura Sergio José Gutiérrez, estratega político mexicano e investigador en el MIT y en la Universidad de Oxford.

 

¿Qué hacer entonces con las redes?

 

La profesora Meneses les pide a los candidatos ser más propositivos y les plantea como opciones vincularse a los ciudadanos a través de hangouts o videoconferencias. Desde Animal Político, Ileana García apuesta por propagandas que construyan puentes positivos de comunicación e interacción con los ciudadanos. El presidente de la Asociación Mexicana de Internet, Julio Vega, anima a los partidos “a que usen las redes para captar las inquietudes de los ciudadanos y no solo para lanzar sus mensajes” y desde Xataka México piden usar estos espacios “no como un medio de propaganda y sí como un espacio de acercamiento a la población”.

Ahora, ¿qué no hacer con las redes sociales durante esta campaña? “Usarlas como una extensión de sus campañas y de los comerciales de televisión y radio”, como indica Vega. Mejor dicho, justo lo que están haciendo los candidatos presidenciales mexicanos, que así desaprovechan la principal ventaja que ofrecen las redes: el acercamiento entre distintas audiencias y la bidireccionalidad de los contenidos y los mensajes.

Continúa Leyendo

Club El Nuevo Gabo publica periódico mural en el barrio Nelson Mandela

El club El Nuevo Gabo surgió en Cronicando, la primera actividad de...

¿Qué es el grooming?

Luego de ganar la confianza, el groomer procede al chantaje y pide...

Contra Desinformación
Todo esfuerzo, manual o tecnológico es limitado: la desinformación e...