Gabriel García Márquez en Bogotá, 1970. Foto: Nereo López.jpg
Lectura

10 propuestas de Gabriel García Márquez sobre la identidad y unidad de Latinoamérica

Un decálogo para entender la idea de unidad latinoamericana propuesta por el Nobel colombiano.

Créditos: 
Nereo López
Redacción Centro Gabo

A lo largo de su actividad política, Gabo siempre insistió en la integración cultural de todos los países de América Latina. Aquí te presentamos diez argumentos en torno a este "nacionalismo continental":

 

1. Para unirnos hay que conocernos

Una característica que nos unifica y nos singulariza, con respecto a los demás continentes, es la creciente necesidad de saber quién carajo somos.
"¿Quién carajo somos los latinoamericanos?". El Mundo, febrero de 1982.
 

2. El error de los esquemas ajenos

La interpretación de nuestra realidad [latinoamericana] con esquemas ajenos sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios.
La soledad de América Latina (1982)
 

3. Nosotros: sacos llenos de sorpresas

Los latinoamericanos nos atrevemos a más. Somos menos académicos y tenemos menos trabas. Somos inventores y hasta jodones. Todo eso se nota. Creo que los europeos, por ejemplo, se dan cuenta que, sobre muchos aspectos, nuestro continente es virgen y que tiene muchas cosas que decir al mundo. Somos en realidad sacos llenos de cosas inéditas y sorprendentes
"¿Quién carajo somos los latinoamericanos?". El Mundo, febrero de 1982.
 

4. Hacia un nacionalismo continental

 
Sin renunciar a nuestros sentimientos nacionales, los latinoamericanos nos sentimos concernidos en una especie de nacionalismo continental. Personalmente he llegado a un punto en que siendo colombiano y sin renunciar a serlo, me daría lo mismo ser de cualquier país siempre que fuera latinoamericano. Es que si nos pusiéramos a hablar de las diferencias entre nuestros países, nos tocaría ponernos a cortar más delgado y hablar entonces de las diferencias entre una región y otra. Somos y nos sentimos cada vez más latinoamericanos.
"¿Quién carajo somos los latinoamericanos?". El Mundo, febrero de 1982.
 

5. En busca de la originalidad

¿Por qué la originalidad que se nos admite sin reservas en la literatura se nos niega con toda clase de suspicacias en nuestras tentativas tan difíciles de un cambio social? ¿Por qué pensar que la justicia social que los europeos de avanzada tratan de imponer en sus países no puede ser también un objetivo latinoamericano con métodos distintos en condiciones diferentes?

La soledad de América Latina (1982)

 

6. Pareciéndonos a nosotros mismos…

Nuestros países son jóvenes. Hay, sin embargo, un claro proceso de descolonización cultural en el continente latinoamericano. Cada vez nos parecemos más a nosotros mismos. Cada vez imitamos menos. Eso hace parte del proceso de búsqueda de nuestra propia identidad.
"¿Quién carajo somos los latinoamericanos?". El Mundo, febrero de 1982.
 

7. La fama al servicio de la revolución

¿Qué hago con toda esta fama? ¿En qué forma utilizarla? ¿Qué debo hacer para darle una función útil a esta cosa de que me conocen en la calle, de que las cosas que digo tienen cierta importancia, de que a la gente que conozco le gusta conversar conmigo? Creo haber encontrado la solución correcta: poner esa fama al servicio de la revolución en América Latina. Es decir, que si lo que digo tiene una cierta importancia, voy a decir cosas políticas. Voy a poner esa fama al servicio de la liberación de los países en América Latina. Creo que es el deber de todo latinoamericano, mucho más de un latinoamericano conocido. 
"El empleo de ser famoso". Radio Habana, julio de 1976.
 

8. Conociendo a Latinoamérica desde Europa

Europa me enseñó, primero, que era latinoamericano, porque cuando fui sólo conocía Colombia. Tenía 24, 25 años, y sólo conocía Colombia. No había tenido posibilidades de viajar por el resto de América Latina y por consiguiente no tenía una concepción geográfica, ni emocional, ni cultural de la América Latina. Pero en los cafés de París conocí a los argentinos, conocí a los mexicanos, a los guatemaltecos, a los bolivianos, a los brasileños, y me di cuenta de que pertenecía a ese mundo, que no era solamente colombiano sino que era latinoamericano.
"El barco donde estaba el paraíso". Revista Nexos, diciembre de 1993.
 

9. Luchando juntos para conseguir más amor

¿Qué más podemos hacer sino vivir y luchar juntos, aunque sea como perros y gatos? Es el sueño de Bolívar más actual que nunca: la integración del continente. Para seguir peleando juntos contra la muerte en las trincheras de la felicidad, luchando por ser nosotros mismos, por más paz para siempre, por más tiempo y mejor salud, más comida caliente, más rumbas sabrosas, más de todo lo bueno para todos. En una palabra: más amor.
"Gabo: ¿Otro dinosaurio?". Semana, diciembre de 1989.
 

10. Un sueño a cien años

Dentro de cien años la América Latina será la América Latina de Bolívar: una unidad regional afirmada sobre los valores de cada país. Hasta el Brasil se habrá entregado del todo a esa América Latina y su portugués será una de las lenguas hermanas de la región. A pesar de las diferencias existirá un castellano con el que nos entenderemos todos. Y, en cuanto a España, no hay razones para alarmarse, porque con ella nos hemos entendido siempre, incluso en español, y acabaremos entendiéndonos también dentro de cien años.
"Nos entenderemos aunque sea en español". Cambio 16, mayo de 1988.

Continúa Leyendo

Playa

Los diversos rostros del Caribe que el escritor colombiano detalló...

Frank Báez, Cartagena 2018

Entrevista con el poeta y escritor Frank Báez sobre los vínculos en...

Valledupar, 1983

Ocho análisis del escritor colombiano en torno a la naturaleza de l...